¿Por qué repiten tanto que los palestinos no son humanos, que son animales?

¿Por qué repiten tanto que los palestinos no son humanos, que son animales?

Ángela

1-12-2023

Viendo las noticias, parece que el ataque de Israel a los palestinos comenzó tras el ataque terrorista de Hamás el 7 de octubre de 2023. Pero la cosa viene de largo. El ataque a la población palestina es constante desde hace muchos años.

Soldado israelíes golpean, patean y acaban por romperles los brazos con un palo a niños palestinos. Estas imágenes no son de ahora. Son de 1987.

 

Soldados israelíes acorralan y aterrorizan ¡a un niño de dos años!

 

¿Cuántos soldados armados hasta los dientes son necesarios para detener a unos niños?

 

Estas imágenes y muchas más no son recientes, sí terribles. Por ejemplo, la del joven al que detienen unos soldados; una mujer soldado le increpa, y después le dice que se marche. El joven comienza a andar. Se vuelve una vez, se ve que no se fía, y la mujer le ordena seguir su camino. Unos pasos más y la mujer le dispara por la espalda, y los soldados se van charlando tan campantes. Allí lo dejan tirado en la calle, muerto.

O el niño que es atacado por dos perros, dos pastores alemanes, azuzados por soldados israelíes. Mientras el niño horrorizado grita de dolor, los soldados miran la escena divertidos.

Estos vídeo no los he puesto porque son terroríficos.

Todos estos vídeos tienen en común que son anteriores al ataque terrorista de Hamás.

Hernán Zin enumeraba con nombres, apellidos y edad a los 346 niños asesinados por el ejército israelí entre el 27 de diciembre de 2008 y 8 de enero de 2009: «Si en algún lugar del mundo existiese algo así como la representación de nuestra conciencia colectiva, en esa suerte de muro deberían estar grabados a fuego los nombres de los 346 niños que en estas tres semanas de ofensiva israelí han sido asesinados en Gaza. Para que nadie los olvide. Para vergüenza de cada uno de los responsables directos e indirectos de estos actos de barbarie». (20 minutos Blog Hernán Zin)

Pero el salvajismo continúa. En otro vídeo reciente podemos ver a un niño de unos 12 años acribillado a balazos; la criatura se arrastra herido por el suelo unos metros y cuando un hombre intenta socorrerle también es tiroteado. Allí quedan los dos gravemente heridos.

Anteayer vimos cómo unos soldados de esa democracia que es Israel, tiroteaban y mataban a dos niños de 9 y 15 años. Se justifican diciendo que estaban tirando proyectiles. Es una mentira flagrante. Todos vemos claramente que no llevan nada en las manos. Los matan delante de nuestra narices  y encima nos mienten en nuestra cara.

¿Cuántos niños, que no han matado a nadie, han sido encarcelados durante años en la cárceles israelíes? Se jactan de ser la única democracia de Oriente Medio. ¿Eso es una democracia? ¿En qué país europeo se permitirían actos cómo estos? A esto lo llaman derecho a la defensa.

Dice el cínico ministro israelí de Defensa Yoav Gallant, que están luchando contra animales no humanos. También los describe así Netanyahu cuando arenga a sus tropas. No parecen muy humanos sus soldados. Ni sus rabinos. Éste también considera animales a los palestinos. Si los rebajas de hombre a animal puedes matarlos con total impunidad.

No son personas, son animales, dice el rabino

 

¿Por qué repiten tanto que los palestinos no son humanos, que son animales?

¿Por qué insisten tanto en llamar animales a los palestinos? Porque lo dice el Talmud. Los judíos se consideran el pueblo elegido, los no judíos somos gentiles o, despectivamente, Goyim, animales no humanos. La Torá es el conjunto de leyes escritas del judaísmo. El Talmud, elaborado entre el siglo III y V, recoge las discusiones rabínicas sobre las leyes judías. Este texto es el que más influencia ha tenido y tiene en el pueblo judío. En sus páginas se pueden leer cosas como éstas: «Considera al Goyim como un animal bestial y feroz, y trátalo como tal. Pon tu celo y tu ingenio en destruirle.» (Tomo 3, libro 2, cap. 4, art. 5). Y también: «La compasión hacia un no judío está prohibida, si le ves caer en un río o estar en peligro, te está prohibido salvarle porque todas las naciones son enemigas de los judíos y cuando un no judío entra en un foso, el judío debería cerrar el foso sobre él con una gran piedra, hasta que se muera, para que los enemigos pierdan un miembro y los judíos puedan preservar su sueño de la Tierra Prometida, ¡el Gran Israel!».

Los judíos insisten en que se malinterpretan los textos y que, en todo caso, esos comentarios corresponden a aquellos tiempos en los que la incultura era generalizada, pero que no se pueden interpretar ahora así. Pero, no es verdad.

«En su discurso semanal del sábado por la noche, que se transmite vía satélite a las comunidades judías en todo el mundo, Yosef dijo que «los gentiles nacieron sólo para servirnos. Si no, no tendrían lugar en el mundo, sólo servir al pueblo de Israel». «¿Para qué sirven los gentiles? Trabajarán, ararán las tierras y recogerán los frutos. Nosotros nos sentaremos como un efendi (título honorífico entre los turcos equivalente a ‘señor’) y comeremos«; y sobre los palestinos: «Abu Mazen (el presidente palestino, Mahmud Abás) y todos estos malvados desaparecerán de la faz de la tierra. Que Dios los castigue con la peste, a ellos y a todos estos palestinos». (La Vanguardia 20/10/2010).

Ovadia Yosef, fallecido en 2013,  no era un tipo cualquiera. Fue hasta su muerte el rabino más importante e influyente de Israel. En ese mismo artículo podemos leer que estaba considerado como «uno de los rabinos más experimentados y profundos en la interpretación de los textos sagrados judíos«, y que «sus palabras son dogma para cientos de miles de judíos ortodoxos de origen sefardí.

Está claro que, a pesar de lo que digan, no interpretamos mal las barbaridades que dicen sus textos sagrados. Sus ideas siguen vigentes. El máximo especialista en dichos textos sigue diciendo en el siglo XXI que los gentiles somos sus esclavos.

No todos los judíos dicen cosas como esas, por supuesto. De hecho, algunos han denunciado la deriva criminal de Netanyahu y su gobierno. Pero el Estado de Israel con Netanyahu al frente está siguiendo las directrices del Talmud al pie de la letra. No son sólo los judíos ultraortodoxos, es el Estado en pleno.

 

Stuart Seldowitz, ex asesor de EEUU para asuntos de Israel y Palestina increpa a un vendedor ambulante árabe y le dice «hemos matado a 4.000 niños palestinos, pero no es suficiente».

Por desgracia, abundan los miserables como este tipo.

Compártelo!

Deja un comentario

Scroll al inicio