España: de la amnistía a la inmigración, y lo que queda

Ángela

12-1-2024

España: de la amnistía a la inmigración, y lo que queda

Artículo 149.2 de la Constitución: La nacionalidad, extranjería y derecho de asilo son competencia exclusiva del Estado.

Terminamos el año con la ley de amnistía y empezamos el año con el control de inmigración por el gobierno autonómico catalán, más otras concesiones tan importantes como estas. El gobierno mundialista que soportamos los españoles está encantado de la vida. Para eso han venido: para destruir el Estado-nación español. Los medios de comunicación hablan de cesiones por la extorsión llevada a cabo por los independentistas catalanes al gobierno (no tanto al vasco que a la chita callando está recibiendo las mismas prebendas). Pero no es así. Pedro Sánchez está encantado con estas “cesiones”. Hemos visto sus carcajadas en el Congreso tras conseguir los votos de los independentistas. Está encantado porque eso es lo que ha venido a hacer: deshacer España. Para eso le han elegido sus jefes mundialistas y para eso le han impulsado a la Presidencia del Gobierno. Grupos mundialistas tan poderosos como para hacer desaparecer un país de 47 millones de habitantes en un momento. Hasta ahora lo habían hecho lentamente pero la dependencia de los independentistas les ha dado brío para acelerar los cambios. El gobierno no puede decir directamente que va a conceder una independencia de hecho a Cataluña y País Vasco, que es lo que están haciendo a base de concesiones. Su argumento: El gobierno necesita los votos de los independentistas para gobernar por lo que se ve obligado a conceder todo lo que piden los independentistas; se trata de evitar que gobierne la ultraderecha (todo es ultraderecha), así la culpa de las cesiones no es del gobierno, la culpa es de la ultraderecha que les obliga a conceder todo lo que les piden los independentistas. De perogrullo.

En España se está ensayando el desmantelamiento de un país sin necesidad de una guerra. El primer ensayo en Europa fue Yugoslavia que costó miles de muertos, con España prefieren que su deceso se produzca, a ser posible, sin muertos, saltándose la Constitución un día sí y otro también.

Para conseguir su objetivo los mundialistas cuentan con:

-Un tipo sin escrúpulos que estos mundialistas han llevado a la Presidencia del Gobierno, que miente un día sí y otro también con un cinismo absolutamente extraordinario. Lo que dije ayer es todo lo contrario de lo que digo hoy, pero cuela. La amnistía no era posible porque no lo permite la Constitución y al día siguiente es posible porque es constitucional, así, con esos argumentos. Todas y cada una de las peticiones de los independentistas racistas catalanes y vascos se verán cumplidas.

-Una cohorte de sinvergüenzas mediocres dispuestos a hacer lo que sea a cambio de un buen puesto y de unos sueldos indecentes.

-Unos partidos llamados de izquierdas que tienen en común con los mundialistas su empeño en que España desaparezca del mapa, a los que el gran jefe ha aupado al sillón del que no se quieren bajar ni a tiros.

-Unos medios de comunicación sumisos al gobierno a cambio de las subvenciones correspondientes. Unos lameculos.

– Y lo peor de todo: Una gran parte de la población que permite todo esto por dejación, en la que se ha instalado la irracionalidad y el miedo. Con tal de que no llegue la ultraderecha (la ultraderecha racista está instalada en Cataluña y País

Vasco desde hace un siglo, pero de esa no dicen nada, esa ultraderecha racista es progresista), que desaparezca el país. Les importa un pimiento que la amnistía signifique el fin del estado de derecho, porque serán amnistiados unos delincuentes que intentaron un golpe de Estado y que insisten en que lo volverán a hacer; les da igual que el gobierno condone la deuda a Cataluña, sabiendo que la tendremos que pagar entre todos los españoles, a cambio, tendrán el transporte gratuito por unos meses, qué buen gobierno tenemos, se dicen; qué les importa la cesión del control de la inmigración que establece una frontera real entre Cataluña y el resto de España (los vascos también la quieren; de hecho, dicen que ellos la pidieron antes), da igual que el articulo 149.2 de la Constitución diga explícitamente que: La nacionalidad, extranjería y derecho de asilo son competencia exclusiva del Estado, se lo saltarán y no dirán nada, seguro; tampoco les ha importado nunca que en Cataluña un niño no pueda ser escolarizado en español, en ningún otro país del mundo ocurre algo semejante, pero da igual. Nada le importa a una gran parte de los españoles.

Lo más llamativo es que tampoco les importa la situación económica. Estamos sufriendo unas  subidas de precios enormes. La luz, el agua, el gas, los productos básicos como el aceite, frutas, huevos, pollo, todo, absolutamente todo tiene unos precios astronómicos. Alquilar un piso es inalcanzable para la mayoría de la población; de comprar, ni hablamos. Tenemos el porcentaje más alto de toda Europa de parados, sobre todo de jóvenes. El nivel adquisitivo ha caído tanto que muchas familias se las ven y se la desean para salir adelante aunque trabajen el padre y la madre. Miles de familias sobreviven con el ingreso mínimo vital. Qué caritativo es el gobierno, dicen.

En esta situación, ni una manifestación, ni una sola. Se tragan todos los sapos.

A los que les importa, sean de izquierda o derecha, y critican al gobierno, los llaman fascistas. (A Izquierda española que se ha organizado como partido de izquierdas que defiende España ya los han acusado de fascistas, les ha faltado tiempo).

Los ciudadanos han bajado los brazos. Nos quieren esclavos y se quieren esclavos.

Compártelo!

Deja un comentario

Scroll al inicio