Una madre ejemplar

UNA MADRE EJEMPLAR

Ángela

30-9-2016

 

Paseando tranquilamente por el barrio un domingo muy reciente, pasados estos días de calor terrible que nos ha mantenido en casa, disfrutando de una temperatura maravillosa, oigo unos gritos a mi espalda. Al volverme veo a una mujer de unos treinta años, grandota, no gorda, alta, grande, llamativa por lo grande y por la melena roja, roja, roja del todo, con un niño de unos cuatro años en una mano y un perro atado a una cuerda en la otra. Los gritos que daba nos hizo volvernos a todos. PUTOS VIEJOS, VIEJOS DE MIERDA. Se dirigía de esta manera brutal a una pareja mayor que iba detrás de ella. Insistía a voz en grito: PUTOS VIEJOS, TENÍAIS QUE ESTAR EN UNA RESIDENCIA, VIEJOS DE MIERDA. Los señores en un momento dado giraron por una calle a la izquierda, pero eso no desanimó a la bestia. PUTOS VIEJOS volvió a repetir media docena de veces.

Paró un segundo en el semáforo, pero continuó su camino que era el mío, y dirigiéndose al niño, al que por cierto llevaba al galope, pobre criatura, le decía, a voz en grito: ¿HAS VISTO QUÉ SUBNORMALES SON ESOS VIEJOS? ODIAN A LOS ANIMALES. TENÍAN QUE ESTAR ENCERRADOS EN UN SITIO DONDE NO PUDIERAN SALIR NUNCA PORQUE SON MALOS.

El crío no respondió, estaría tan asustado como los viejos.

Por suponer algo, supongo que la pareja le haría algún comentario sobre el perro. No les oí una sola palabra, pero supongo que algo le dirían, quizás se había cagado el perro y ella no lo recogió, quizás le dijeron qué hartura de perros, no sé, no tengo ni idea.

En cualquier caso no se merecían una respuesta de este calibre. Me preguntaba qué diría si alguien se dirigiera así a su madre. Doy por hecho que su abuela estará en una residencia de la que no saldrá jamás.

Pensaba en este pobre niño tan bonito como todos a su edad, en qué se convertirá de aquí a unos años con una madre tan ejemplar. Miedo me da.

Compártelo!

Deja un comentario

Scroll al inicio