Michel Houllebcq-Sumisión

Michel Houellebcq

Sumisión

Traducción: Joan Riambau

Editorial Anagrama, 2015

 

sumisionhoullebeck

Ángela

29-11-2015

 

Tan polémico como siempre, Michel Houllebecq nos ofrece en esta novela una visión, también como siempre, muy pesimista sobre la condición humana.

 

Sumisión significa Islam en árabe y a esto se refiere el título, pero también a la sumisión del mundo occidental (en este caso la sociedad francesa) ante el islamismo.

Elecciones en Francia en el año 2022. François es profesor de literatura francesa en la universidad. Está muy bien considerado en el mundo universitario. Especialista en Joris-Karl Huysmans, un escritor decadente francés sobre el que hace años versó su tesis. Dicha tesis y un libro “Vértigos de los neologismos”, editado diez años atrás, son sus únicas publicaciones, con la excepción de algunos artículos para un par de revistas. Un tipo cansado de todo. Pocas horas de clase (un día a la semana) con alumnos sin ningún interés por el conocimiento y que saben que los estudios de letras no tienen ninguna salida profesional, salvo para unos cuantos que serán el relevo de los profesores del momento, ya que “el único objetivo del sistema es su propia reproducción”. Después de años de dar clase reconoce la imposibilidad de la transmisión del saber.

Ya ni siquiera tiene interés por el sexo que es lo que le ha mantenido vivo los últimos años. Las relaciones continuas con las alumnas han quedado reducidas a alguna vez, las jóvenes ya no están interesadas en un hombre maduro, y las de su edad no le interesan a él.

Curiosamente le gustan las noches de las elecciones presidenciales, sigue la retransmisión de las jornadas electorales con mucho interés. Y en esta ocasión el interés es mayor. El partido más votado es el Frente Nacional de Marine Le Pen con más de un 30% de los votos. La derecha ha ido perdiendo votos cada año hasta quedar reducida a un 12%; los socialistas con un 21,9% quedan en tercer lugar, por detrás de Mohamed Ben Abbes, candidato por la Hermandad Musulmana con un 22,3%. En la segunda vuelta los socialistas apoyan al candidato de la Hermandad a cambio de la mitad de los ministerios para que no salga elegido el Frente Nacional. De esta manera el islamismo llega al poder no por medio de la violencia, sino con la ayuda de los votos. A partir de ahí el cambio en la sociedad francesa es inmediato: los judíos que pueden se van a Israel; las mujeres cambian las faldas cortas por las largas, si no incorporan el velo a su vida cotidiana; los profesores de la Sorbona, ahora universidad islámica, se convierten al islamismo a cambio de muy buenos salarios y aceptan de muy buena gana la poligamia… un nuevo mundo se presenta.

houellebeckHouellebeck explica muy bien el proceso. Para que esto ocurra no es suficiente el dinero enviado a espuertas a Francia por parte de Arabia Saudí, Qatar y otros países árabes. Ha habido, fundamentalmente, una dejación por parte del Estado francés, de sus instituciones que no han sido capaces de frenar, o no han querido hacerlo, a esas organizaciones intransigentes, fanáticas, totalitarias que han conseguido lo que perseguían: el dominio de la sociedad francesa. Una sociedad sin valores, relativista, que ha perdido el sentido de su existencia, o este sentido se limita a conseguir la mayor cantidad de bienes posibles; que lo único que reclama, en todo caso, es un mejor salario; por eso, y sólo por eso, es capaz de salir a la calle.

La crítica de Houellebecq a la sociedad francesa es total, pero la mayor crítica es a esa intelectualidad, dúctil, sumisa, que por dinero es capaz de hacer cualquier cosa, que no se plantea ninguno de los grandes problemas que acucian al hombre del siglo XXI. Esa intelectualidad está representada por el mundo universitario cerrado en sí mismo, banal, desinteresado por todo lo que concierne al ciudadano normal y corriente.

Más interesante que su visión política es su visión de la naturaleza humana tan pesimista como en sus anteriores novelas. La sociedad que nos presenta tiene muy pocas posibilidades de supervivencia. Quizás ninguna.

Sumisión es una novela de ficción, satírica, en la que el humor tiene su espacio, que refleja el disparate en el que se ha convertido el mundo europeo representado por la sociedad francesa.

Se puede estar en total desacuerdo con su visión de la vida pero, como en todas sus novelas anteriores, nos anima a reflexionar sobre aspectos fundamentales de la condición humana.

Compártelo!

Deja un comentario

Scroll al inicio