Dylan Thomas-De los suspiros algo nace…

Dylan Thomas

 

Dylan Marlais Thomas (Swansea, Gales, 27 de octubre de 1914-Nueva York, 9 de noviembre de 1953) poeta, escritor de guiones radiofónicos y cinematográficos, se convirtió en un personaje muy famoso. De él llegaron a decir que era «el mayor fenómeno literario de las islas británicas desde Charles Dickens». Sus excesos con el alcohol le provocaron la muerta a una edad muy temprana.

 

 

 

De los suspiros algo nace…

De los suspiros algo nace

que no es la pena, porque la he abatido

antes de la agonía; el espíritu crece

olvida y llora:

algo nace, se prueba y sabe bueno,

todo no podía ser desilusión:

tiene que haber, Dios sea loado, una certeza,

si no de bien amar, al menos de no amar,

y esto es verdadero luego de la derrota permanente.

 

Después de esa lucha que los más débiles conocen.

hay algo más que muerte;

olvida los grandes sufrimientos o seca las heridas,

él sufrirá por mucho tiempo

porque no se arrepiente de abandonar una mujer que espera

por su soldado sucio con saliva de palabras

que derraman una sangre tan ácida.

 

Si eso bastase, bastaría para calmar el sufrimiento,

arrepentirse cuando se ha consumido

el gozo que en el sol me hizo feliz,

qué feliz fui mientras duró el gozar,

si bastara la vaguedad y las mentiras dulces fueran suficiente,

las frases huecas podrían soportar todo el sufrimiento

y curarme de males.

 

Si eso bastase: hueso, sangre y nervio,

la mente retorcida, el lomo claramente formado,

que busca a tientas la sustancia bajo el plato del perro,

el hombre debería curarse de su mal.

Pues todo lo que existe para dar yo lo ofrezco:

unas migas, un granero y un cabestro.

 

Versión de Elizabeth Azcona Cranwell

 

 Out Of The Sighs

 Out of the sighs a little comes,

But not of grief, for I have knocked down that

Before the agony; the spirit grows,

Forgets, and cries;

A little comes, is tasted and found good;

All could not disappoint;

There must, be praised, some certainty,

If not of loving well, then not,

And that is true after perpetual defeat.

 

After such fighting as the weakest know,

There’s more than dying;

Lose the great pains or stuff the wound,

He’ll ache too long

Through no regret of leaving woman waiting

For her soldier stained with spilt words

That spill such acrid blood.

 

Were that enough, enough to ease the pain,

Feeling regret when this is wasted

That made me happy in the sun,

And, sleeping, made me dream

How much was happy while it lasted,

Were vagueness enough and the sweet lies plenty,

The hollow words could bear all suffering

And cure me of ills.

Compártelo!

Deja un comentario

Scroll al inicio