Opresión del color rosa

La imbecilidad también es global

Ángela

19-2-2021

 

He descubierto gracias al ministerio orwelliano de Igualdad que nunca he sido oprimida porque no tengo ni un pañuelo rosa. Si hubieran elegido el rojo, yo sería la mujer más oprimida del mundo; al menos de ésta me he librado. Tengo amigas con la habitación pintada de rosa, incluso las tengo que no salen a la calle sin algo rosa. ¡Cómo no van estar oprimidas, si se lo están buscando!

RosacolorEste ministerio, con la «brillante» Irene Montero al frente, no tiene desperdicio. ¿De quién sería la brillante idea del juego del “armario gay” o la “sopa lésbica” «que consistía en encontrar palabras como machorra o desviada incluidos en una guía para profesores para que estos los apliquen en clase? ¿De dónde han salido estas asesoras de la ministra tan groseras y, sobre todo, tan imbéciles? También me pregunto si los profesores están utilizando esta guía para sus clases. Tendrían delito.

Como no paran de sacar guías, se pierden, ya no saben cuál es el “conceto”, y así dicen que son los hombres los que hacen beber a las mujeres “para aprovecharse” de ellas, o que las mujeres beben, fuman o se drogan porque adoptan el «modelo masculino hegemónico». O sea, que las mujeres no son capaces de decidir por sí mismas si fuman o no, ni son capaces de negarse a beber o a tomar drogas ante la insistencia de los hombres. La imagen que dan de la mujer es lamentable ¡Menudas feministas! Mira la parte buena: las lesbianas no fuman ni beben ni se drogan. Esta es sólo una pequeña muestra de las imbecilidades del ministerio.

Pero el mundo está lleno de imbéciles con título.

Los hospitales de Brighton y Sussex en el Reino Unido han sacado una guía con nuevas denominaciones para evitar la discriminación con las personas trans. El personal sanitario tendrá que aprenderse el nuevo lenguaje:

Breastfeeding (amamantar) hay que cambiarla por chestfeeding. Chest es tórax o torso, así es que la traducción sería amamantar con el torso. Algunos niños tendrán suerte y encontrarán en ese torso una teta a la que engancharse.

Compártelo!

La opresión del color rosa

Ángela

2-1-2021

 

Las mujeres llevamos toda la vida oprimidas por el color rosa y no teníamos ni idea hasta que ha llegado el ministro orwelliano de la desigualdad a informarnos. ¡Qué falta nos hacía este ministerio!, el que dedica su presupuesto, que no es pequeño, irenemonteroypabloiglesiasa exigir a los fabricantes de juguetes que tienen que llevar a cabo una comercialización «más igualitaria» porque muchos juguetes muestras “estereotipos y roles de género”. ¿Te creías que podías comprarles a tus hijos lo que te diera la gana? No, de ninguna manera. Es Irene Montero y su millón de asesoras, que para eso cobran, las que deciden con qué van a jugar tus hijos y el color de sus vestiditos, y para eso impondrán a los fabricantes los juegos que ellas consideren igualitarios. A mí lo que me oprime el corazón y me rompe las meninges es tanta banalidad. Cualquier estupidez cabe en este ministerio hecho a medida de la capacidad de la mujer del vicepresidente.

Aprovecho para recomendar dos magníficos artículos de mi columnista preferido Alberto Olmos sobre la susodicha Montero La Estrella de la Muerte de Irene Montero: no somos dignos del Ministerio de Igualdad  y su compadre Adiós, 2020; hola, Edad Media

Compártelo!
Scroll al inicio