Investir la mentira

Ángela

17-11-2023

Hace tiempo publicamos el artículo Pedrito: el niño que quería ser rey.  Ese niño, claro, era Pedro Sánchez. En ese momento todavía no sabíamos qué rey quería ser. Hemos tenido muchos reyes, buenos, malos regulares, y el peor. Ahora podemos afirmar que el niño Pedrito quería ser Fernando VII, el peor. Fernando VII y su padre Carlos IV traicionaron al pueblo español por un puñado de reales, pero el menos el pueblo no lo sabía. Los ciudadanos pensaban que había sido Napoleón el que los había obligado a abdicar a favor de su hermano José Bonaparte. Los españoles que han votado a Pedro Sánchez saben perfectamente quien es este tipo, el que nos ha vendido por siete votos. Desde que llegó al poder, ha mentido descaradamente un día sí y otro también. En temas graves y muy graves. Hemos visto cómo el gobierno español bajo sus órdenes ha dejado a los saharauis en manos de los marroquíes, sin despeinarse, y la izquierda le ha votado. Hemos visto negar una y cien veces que no iba a gobernar con Podemos y ha gobernado. Hemos visto cómo decía que no iba a pactar con Bildu, brazo político de ETA, y ha pactado, le hemos oído decir que un político no podía indultar a otro político , “me da vergüenza”, decía, y ha indultado a los independentistas, y así decenas de mentiras.

Bueno, sí ha habido engaño, hasta el final. Dijo que no iba a haber amnistía hasta el día de antes de las elecciones y lo primero que ha hecho es anunciar la amnistía. Lo que hasta ayer era inconstitucional e ilegal, incluso para él, y así lo ha declarado ante los españoles, ahora es legal y constitucional. Siete votos bien merecen la traición. Ahí sí pueden decir sus votantes que han sido traicionados.

Pero no lo van a decir. Estos buenos vasallos van a admitir cualquier cosa que salga por su boquita. Lo que harán, mejor dicho, lo que están haciendo es llamar fachas al resto de españoles que no nos hemos creído sus trolas. Y justificar su voto porque …

Compártelo!