Vanessa Springora

Irene Montero y su ley del sí es sí ¿ignorancia o algo más?

Ángela

25-11-2022

 

Los medios de comunicación llevan días dando vueltas a la Ley del sí es , la que permite salir de la cárcel antes de tiempo a violadores, incluso a violadores de niños. Y todos repiten lo mismo: la ley pretendía proteger a las mujeres, pero por ignorancia de “Montero la Chica” como la llama Rosa Belmonte, y sus secuaces, la ley ha salido todo lo contrario de lo que pretendían. Vamos, que esas pobres ignorantes no tenían ni idea de leyes, y así ha salido la cosa. Que Irene Montero es una ignorante es una evidencia, no hay nada que añadir al respecto. Asombra ver que alguien así haya llegado a ministra (por cierto, con más de 20.000 millones de presupuesto anual para llevar a cabo sus fechorías), pero resulta que ha estado aleccionada por sus decenas de consejeros, y supongo que al menos un par de ellos algo sabría de leyes; aunque a lo mejor es mucho suponer. No, no puede ser sólo ignorancia.

IreneMonteroSi sólo fuera esta ley, a lo mejor cabría alguna duda, pero resulta que cada cosa que dice y hace va en el mismo sentido: en dejar desprotegidas a las mujeres y sobre todo a los niños. De hecho, la infausta ley castiga más por los mismos delitos a los menores de edad que a los adultos. Con la nueva ley un menor que le toque el culo a una chica se pasaría ¡un mínimo de un año recluido en un centro de menores! Por ese mismo delito un adulto podría sustituir la condena por una multa económica.

Los medios hacen hincapié en que van a ver reducida su pena los encarcelados por violación, pero no son los únicos beneficiados. Con esta …

Compártelo!

intelectuales Pederastas y consentidores

Ángela

29-1-2021

 

El coronavirus no ha conseguido tapar el escándalo surgido en Francia a raíz de la publicación del libro La Familia grande (en español en el original) escrito por la jurista Camille Kouchner, hija del que fuera Ministro de Relaciones Exteriores y Europeas y cofundador de Médicos sin Fronteras, Bernard Kouchner, figura importante del socialismo francés.

DuhamelCamile  Kouchner describe la situación vivida por su hermano gemelo siendo adolescente cuando su padrastro Olivier Duhamel abusaba de él en su propia casa. Esto sucedió cuando el niño contaba con 13 años y se mantuvo el abuso durante casi tres años. Olivier Duhamel, politólogo, pertenece a la intelectualidad francesa. Fue eurodiputado socialista entre 1997 y 2004. Ha sido profesor en distintas universidades francesas y en el Instituto de Estudios Políticos de París y presidente de la Fundación Nacional de Ciencias Políticas; además ha ocupado importantes cargos políticos, entre ellos el de asesor del Consejo Constitucional y miembro de las comisiones de revisión de la Constitución. Este tipo tan admirado por los franceses sometía a su hijastro a abusos sexuales de los que muchos estaban al tanto.

Camille Kouchner relata en su libro que durante años lo ocultaron tanto ella como su hermano, pero que en 2008 se lo contaron a su madre Évelyne Pisier, feminista, escritora y politóloga, también de izquierdas (ella declaró que había sido amante de Fidel Castro durante cuatro años) la cual les conminó a no decir una palabra a nadie porque sería un escándalo y siguió compartiendo su vida con ese asqueroso hasta que murió en 2017.

El padre, Bernard Kouchner, se enteró posteriormente cuando se lo dijeron sus hijos, pero también se calló. Nada indica que no siguiera relacionándose con normalidad con el violador de su hijo. Claro, que qué iba a decir este tipo si en 1977 había firmado una petición publicitada en la prensa de izquierdas (Le Monde, Liberation) para que soltaran a tres hombres acusados por «atentado al pudor sin violencia contra menores de 15 años». En esa petición afirman que los niños «no sufrieron violencia», que estaban «consintiendo». “Si una niña de 13 años tiene derecho a la píldora, ¿para qué sirve?”, se preguntan en la petición. El texto considera que no hay “crimen”. Además de Bernard Kouchner, firman la petición, entre otros:  Louis Aragon, poeta y novelista; André Glucksmann del grupo de los Nuevos Filósofos;  François Chatelet, también filósofo; Jack Lang, el que fuera ministro de cultura socialista; Félix Guattari, psicoanalista y filósofo; Patrice Chéreau, director de cine y teatro; Daniel Guérin, historiador; todos ellos muy de izquierdas. Filósofos, escritores, directores de cine… la crème de la crème de la intelectualidad francesa.

Poco tiempo después otro grupo de intelectuales dirige una carta a la comisión de revisión del código penal en la que exigían que los artículos de la ley sobre “la corrupción de menores” fueran “derogados o profundamente modificados”, en el sentido del “reconocimiento del derecho de los menores, niños y adolescentes para mantener relaciones con las personas de su elección”. En realidad lo que pretenden es que los adultos puedan mantener relaciones sexuales con niños sin problemas legales, es decir, promovían la legalización de la pederastia. La petición la firman 80 intelectuales ente los cuales se encontraban Jean Paul Sartre, Michel Foucault, Roland Barthes, Simone de Beauvoir, Alain Robbe-Grillet, Françoise Dolto, Jacques Derrida. La gauche divine en todo su apogeo. …

Compártelo!
Scroll al inicio