Claude Bourgeyx

Participa Guy por primera vez con un extracto de Écrits d’amour, de Claude Bourgeyx, pero antes nos presenta a Toto que nos envía saludos desde su jardín. Como siempre, podéis ver el texto completo en español y francés pinchando en leer más

 

La carta de Toto

Introducción

Han tomado hasta el dominio de mi ordenador, ¡ socorro !

erizo

Guy, 16-12-2014 :

Saludos para vosotros, lejanos primos :

Albergo dos humanos, encontrados en mi jardín.

Tienen un montón de papeles, muy útiles para mi nido, que a veces leo.

He encontrado entre ellos dos cartas delirantes.

Juzgad vosotros mismos, pero, aunque son todavía maravillosos amigos,

me parecen de verdad cada vez más chiflados, los humanos de mi país…

¿Ocurre lo mismo con sus congéneres iberos ?

¡Tranquilízadme!

Escritos de amor

Claude Bourgeyx

Traducción: Guy Scerri

Conclusión

Extracto de ‘Écrits d’amour’ (ISBN 2-911511-00X, 48 páginas), de Claude Bourgeyx, Script éditions, 1995, con el amable permiso del autor; que sea aquí expresivamente agradecido.

Diecinueve intercambios de correos, tan peregrinos como éste, llevados a la escena numerosas veces, llenos de humor y que dan para sonreír, tanto como para… ¡ reflexionar !

ClaudeBourgeyx

 

 

 

 

LA CARTA DE ISODORE

Estimada señora:

He venido y no he encontrado la entrada. En vano he dado varias veces la vuelta a su hacienda. Detrás del muro, se oían los píos exasperantes de los pájaros. Odio los pájaros.

Al llegar la noche, he seguido vagando en la oscuridad. Al rayar el alba, agotado, he caído sobre un lecho de hojas secas donde me he dormido. El frío me ha despertado. En sus árboles, los pájaros gorjeaban cada vez más. ¿Por qué cantan los pájaros en otoño cuando la mayor parte de ellos no sobrevivirá al invierno? ¿ Columbran, por lo menos, la amenaza que los acecha? Lo dudo.

He empezado de nuevo mi ronda con la determinación insensata de descubrir una falla en el muro que protege sus tierras. La he llamado, he gritado su nombre. Los pájaros tapaban mi voz. Me agotaba en balde. He acabado perdiendo la esperanza de encontrar la entrada de su hacienda.

Por eso me he decidido a escribirla.

¿Cómo le llegará  esta carta? ¿El cartero lanza el correo por encima del muro? ¿ Conoce un pasaje secreto? Estoy tan celoso de él…

Volveré pronto. Me pondré de nuevo en busca de una abertura, la rodearé de amor, quebrantaré sus defensas. Puede estar segura, encontraré la entrada de su torre de marfil. Instalado en el lugar, impondré el silencio a los pájaros y Vd. podrá por fin oír mi palabra. Tengo tantas bellas cosas por decirle. Hasta pronto, amada mía.

Isidore

 

LA CARTA DE ÉLÉONOR

Estimado señor :

No me extraña que no haya encontrado la entrada. Yo, hace tiempo que vivo aquí, y todavía no sé donde está la salida.

Cada mañana, descubro mi correo a los pies de mi cama. Desconozco cómo llega ahí. Es un misterio que se añade a otros muchos.

Como usted, la gente me escribe para declararme su amor, contarme su vagabundeo nocturno a lo largo de la muralla, quejarse de que sea infranqueable. Nunca respondo a estas cartas. Si hago una excepción por la suya, es porque, justamente, usted no me pide …

Compártelo!