Ángela

15-12-2023

Argentina, de provincia española a colonia inglesa

Los próceres argentinos, en su mayoría masones, lucharon por la independencia de España, pero con la misma voluntad, buscaron la dependencia de Inglaterra, empezando por San Martín y por Carlos de Alvear (masones los dos, como Manuel Belgrano, Mariano Moreno, Bernardino Rivadavia, y otros,) que envió a Manuel José García para pedir a Lord Strangford que Argentina se convirtiera en colonia de Inglaterra.

Hace unos años, demasiados, estuvimos en Argentina. Un viaje inolvidable. Para empezar, por la sensación tan agradable de llegar a un lugar tan distante y sentir que te encuentras en casa. Y Buenos Aires. A todo el mundo le digo que si estuvieran a la misma distancia yo me iba a Buenos Aires antes que a París, por muy espléndida que sea esta ciudad. Buenos Aires es alegre, llena de niños y jóvenes como toda Argentina. Te das cuenta inmediatamente de que España es un país de viejos. Y los amigos, sobre todo los amigos. Sólo por dar un abrazo a Jaike, merece la pena el viaje. Y la buena acogida por parte de todos los argentinos: taxistas, vendedores, paseantes… En fin, con muchas ganas de volver.

Sólo en una ocasión, en un mes de viaje, la cosa fue un poco desagradable. Tomamos un autobús (con nuestro coger se parten de risa) de Mendoza hacia los Andes. El guía se puso impertinente. Dedicó todo el recorrido a poner a parir a los españoles y lanzar loas a los Próceres de la patria. Tan exagerado era, que hasta unos jóvenes brasileños nos miraban con cara de decir, ¿cómo podéis aguantar esto? Lo aguantamos porque todos, argentinos y turistas, estábamos de vacaciones y no íbamos a estropearles el viaje. Pero, estuve a punto de pedirle el micrófono para decirle que sus Próceres eran tan españoles como nosotros, porque Argentina era España; las mismas leyes regían para los españoles de América que para los españoles de España. Lo cual no quiere decir que fueran buenos. Al joven no le debieron explicar en el colegio lo que de sus ancestros decía el que fuera presidente (éste ya sí argentino) de 1868 a 1874, Faustino Sarmiento: «Por los salvajes de América siento una repugnancia invencible, sin poderlo remediar. Esos canallas no son más que unos indios asquerosos, a quienes mandaría colgar ahora si reaparecieran. Son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progresar, su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se les debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado”. Sarmiento era escritor, filósofo, pedagogo, profesor…y masón.

Pero no fue el único que decía barbaridades como ésta.

De hecho, los próceres querían eliminar la población, no sólo la india, sino también la de origen español y cambiarla por otros europeos, sobre todo ingleses.

Decía Alberdi: “No son las leyes que necesitamos cambiar: son los hombres, las cosas. Necesitamos cambiar nuestras gentes incapaces de libertad por otras gentes hábiles para ella. Si hemos de componer nuestra población para nuestro sistema de gobierno, si ha de sernos más posible hacer la población para el sistema proclamado que el sistema para la población es necesario fomentar en nuestro suelo la población anglosajona. Ella está identificada al vapor, al comercio, a la libertad”.  Juan Bautista Alberdi que fue consejero del gobierno de Urquiza  escribió lo anterior en las Bases para la organización política de la Confederación Argentina. Fue abogado, escritor, periodista… Y masón.

En la independencia de Argentina se enfrentaron dos corrientes: liberales y nacionalistas. (Cambiamos liberales por globalistas y estamos, ahora mismo, en la mismas pelea en todo Occidente).

Los liberales “consideraban que la patria era el régimen político liberal, y el patriotismo consistía en traer la “civilización europea”, el régimen constitucional. “A ello se sacrificaba todo: el pasado del cual se renegaba, los hombres que se disminuían a bárbaros, la economía, la tierra”.

“Para los nacionalistas la patria era algo real y vivo que estaba en los hombres y en las cosas de la tierra. Era una nacionalidad con sus modalidades propias, su manera de sentir y de pensar que le daban individualidad y que justamente había que preservar de la absorción foránea”.

“La corriente liberal era minoritaria pero intelectualmente destacada. La unitaria era popular y espontánea”.

Unos y otros se acusaron de traición.

Todo esto lo escribe José María Rosa en la introducción a su libro La misión García ante Lord Strangford. Estudio de la tentativa de 1815 para transformar a la Argentina en colonia inglesa.

 

Historia de la “traición” argentina

En su discurso de investidura el presidente Milei ha declarado: “Hace 200 años un grupo de ciudadanos argentinos reunidos en San Miguel de Tucumán, le dijeron al mundo que las Provincias Unidas del Río de la Plata no eran más una colonia española y que, a partir de ese momento, seríamos una nación libre y soberana”. Le faltó …

Compártelo!