Francisco de Quevedo

Francisco de Quevedo

Definición del amor

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.
Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.
Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo;
enfermedad que crece si es curada.
Éste es el niño Amor, éste es su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

Compártelo!

ÁNGELA

23 de junio de 2013, así comienza todo:

En el día más largo del año, y por tanto, noche de San Juan, me digo, voy a ver cómo andan todos. Y se me ha ocurrido enviaros un poema, mejor dicho, mi poema preferido.  Es un poema de amor. Mi idea es que, en estos momentos tan jodidos, con la crisis que nos agobia, podemos dedicar unos minutos a pensar en otras cosas más íntimas que podemos compartir.
 Si os apetece podéis enviar vuestro poema favorito o, mejor aún, uno propio; no es mi caso, conozco mis limitaciones. 
En fin, el que os ofrezco es de Quevedo, que lo disfrutéis.

 

francisco de quevedo
(Madrid, 14 de septiembre de 1580 – Villanueva de los Infantes, 8 de septiembre de 1645)

1quevedo

 

 

 

 

 

 

AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;



mas no, de esotra parte, en la ribera
dejará la memoria, en donde ardía;
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa;

Alma a quien todo un Dios prisión ha sido, …

Compártelo!
Scroll al inicio