China

El infierno afgano

Ángela

27- 8- 2021

 

Afganistán tiene más de 38 millones de habitantes. El presidente Pedro Sánchez sale ufano en televisión porque los militares españoles, han conseguido sacar del país a ¡2.206 personas! Unas 90.000 en total han salido hasta ahora en aviones de distintos países occidentales. Un “éxito” según el presidente Sánchez.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en unas declaraciones al periódico El País, sin ningún atisbo de vergüenza, se atreve a declarar: “Nuestra misión era proteger a Estados Unidos, no a Afganistán, y lo hemos conseguido”. Un miserable de primera que añade, con todo el cinismo del mundo, que “rompe el corazón ver el sufrimiento, la tragedia que está sufriendo Afganistán”.

Quedan en el infierno de Afganistán 38 millones de personas que ven el retorno a la esclavitud como algo inevitable. Las torturas, la cárcel, la muerte los esperan; mejor dicho, ya lo están sufriendo. Están solos ante estos bárbaros. Nadie se va a acordar de ellos dentro de cuatro días.

¿Por qué se abandona a la población de manera repentina? ¿Qué ha pasado para que Occidente, y sobre todo, Estados Unidos, salgan huyendo y prefieran aparecer como unos cobardes que hacer frente a los bárbaros? En este artículo Meyssan nos da algunas pistas para entenderlo.

¿Derrota en Afganistán para crear ‎problemas a Rusia y China?‎

Thierry Meyssan

Los grandes medios de difusión están interpretando la caída de Kabul de dos maneras. Unos ‎afirman que los demócratas estadounidenses son cobardes y que la retirada de ‎Afganistán afecta la moral de los aliados de Estados Unidos. Pero otros estiman que ‎Washington ha utilizado bien sus cartas y que ha logrado clavar una espina en el pie a ‎los rusos y los chinos. Esas dos maneras contrapuestas de ver las cosas corresponden ‎al paradigma tradicional del Imperio estadounidense. Por su parte, Thierry Meyssan ‎señala que, desde los hechos del 11 de septiembre de 2001, Washington está en manos ‎de los adeptos de la doctrina Rumsfeld-Cebrowski, en virtud de la cual ‎Estados Unidos busca obligar las demás potencias a pagar por protección en los países ‎cuyas riquezas esperan explotar. ‎

SondeoTrafalgarGroup

El 69,3% de los electores estadounidenses desaprueba la conducción ‎de las operaciones militares en Afganistán por parte de Joe Biden.
Sondeo del Trafalgar Group

Escenas que muestran la desesperación de quienes tratan de huir siguen llegando desde Kabul. Pero, ‎aun dejando de lado el hecho que la mayoría de los que tratan de escapar no son precisamente ‎pacíficos traductores de las embajadas occidentales sino los colaboradores de la campaña de ‎‎“contrainsurgencia” del ocupante estadounidense, lo que estamos viendo es una debacle capaz ‎de hacer perder la fe en el poderío de Estados Unidos. ‎

Por lo pronto:‎

el 51% de los estadounidenses desaprueba la política exterior del presidente Joe Biden;‎
el 60% de los estadounidenses desaprueba específicamente la política de Biden en Afganistán;‎
el 63% piensa que fue una guerra que no valía la pena librar [1];‎
la retirada de Afganistán ha suscitado verdadera conmocion entre prácticamente todos ‎los estadounidenses que combatieron en ese país. ‎
Sin embargo, ya es evidente que en Washington se sabía perfectamente que el ejército afgano ‎no resistiría ante los talibanes –aunque en teoría estos últimos eran 3 veces numéricamente ‎inferiores y estaban pobremente armados. El Combating Terrorism Center (CTC) de West Point ‎había publicado en enero un estudio que preveía la catástrofe que estamos viendo ‎‎ [2]. La cuestión no era saber ‎si los talibanes ganarían o no sino cuándo permitiría el presidente Biden que ganaran. ‎

Las negociaciones entre Estados Unidos y los talibanes, que se alargaron por años antes de que ‎el presidente Biden las interrumpiera bruscamente, fueron la preparación del acto final de ‎abandono del poder frente a los talibanes. Es muy válido que se cuestione el hecho que ‎Washington haya provocado la muerte de cientos de miles de personas y dedicado sumas ‎astronómicas y los esfuerzos de 4 presidentes a expulsar a los talibanes de Kaboul… para ‎terminar dejándolos volver ahora, al cabo de 20 años de guerra, y que nos preguntemos ‎también por qué el presidente Biden decidió asumir el papel de vencido.‎

Estamos ante la misma incomprensión que surgió cuando la Comisión Baker-Hamilton llevó a la ‎retirada estadounidense de Irak, con el secretario de Defensa de entonces –Donald Rumsfeld– ‎asumiendo sin vacilar el mismo papel de vencido. Aquella incomprensión volvió a expresarse hace ‎sólo 3 meses, a raíz del fallecimiento de Rumsfeld. ‎

Es hora de dejar de creer religiosamente lo que afirman los políticos y de prestar más atención a ‎lo que escriben los militares. Los políticos sólo dicen lo que el público está dispuesto a aceptar oír. ‎Siempre estamos del lado correcto y si morimos es por la democracia. Pero los militares ‎no tratan de seducirnos sino de entender lo que se espera de ellos. Los militares no suelen ‎escribir para dorarnos la píldora, más bien suelen exponer la cruda realidad. ‎

Como he explicado en múltiples ocasiones [3], sólo días antes de los atentados del 11 de septiembre ‎de 2001, las fuerzas terrestres de Estados Unidos (US Army) publicaron un artículo del coronel ‎Ralph Peters donde se aseguraba que Estados Unidos no tenía que ganar guerras sino orquestar …

Compártelo!

El año que vivimos penosamente

Desde mi guarida

Ángela

2-1-2021

 

Por fin ha terminado el maldito año 2020 en el que hemos visto como el gobierno nos ha despojado de nuestras libertades con la ayuda impagable (bueno, eso no, pagada) de las televisiones. Arrestos domiciliarios, embozos para salir a la calle, imposibilidad de ver a familiares y amigos a cuenta de un virus errático que ha afectado fundamentalmente a los países occidentales. No sabía que los virus podían elegir a quien atacar. Un virus que aparece en una población china, se salta toda China y llega a Europa para acabar con la salud, la economía y la libertad de los ciudadanos. Y ahora, vemos imágenes en las teles de wuhamdefiestamiles de chinos de fiesta, paseando por las calles, todas las tiendas abiertas y sin mascarillas. Y sin vacunar. Vaya con los chinos. ¿Ellos no necesitan vacunas y nosotros sí? Dicen algunos que está afectando más a Europa porque su población es la más envejecida, pero es una explicación difícil de encajar. ¿Entre 1.400 millones de chinos no hay 100 millones de personas mayores?  ¿o al menos 50 millones? Las cifras de muertos en China no llegan a 5000. Incluso teniendo en cuenta que los chinos mienten por sistema, los números no cuadran; multiplica por 10 esa cifra y todavía no llega al nùmero de fallecidos en España. Una de dos, o los chinos son extraterrestres o los extraterrestres somos nosotros, los occidentales. Porque en África el coronavirus también ha entrado de puntillas. Un ejemplo es Nigeria que …

Compártelo!

¿Dónde están los enfermos de gripe?

Desde mi guarida

Ángela

27-6-2020

 

Hay bastantes cosas incomprensibles en esta pandemia. La temporada 2018-2019 (5 meses), dejó 490.000 casos no graves de infección respiratoria, 35.300 hospitalizaciones por gripe confirmada, 2500 ingresos en las unidades de cuidados intensivos y 6300 muertes. La temporada anterior fue aún peor.

Estamos viviendo en una película de ciencia ficción. Todo el mundo se siente protagonista de una película de terror de las que más miedo dan, las que suceden en casa, en el barrio, en la ciudad, en los sitios donde se desarrolla la vida cotidiana. Yo más bien soy el espectador que se sienta ante la pantalla para ver el desastre ocasionado por ese coronavirus maldito. Aquí no sucede nada. La vida cotidiana ha cambiado poco. No me encuentro a nadie cuando salgo a pasear al perro, pero antes del estado de alarma me podía cruzar con una, dos o tres personas; o con ninguna. La soledad ahora es un poco mayor, el silencio algo más profundo, pero si no fuera por la televisión y los guasap de la familia y amigos, pareciera que no ocurre nada. Y sin embargo, este pueblecito está a una hora de la gran ciudad, donde todo ocurre. ¿Qué ha pasado para llegar a esto?
ChinaLa cosa empezó en China con el cierre de la ciudad de Wuhan el 22 de enero de 2020. Si se cierra una ciudad de 11 millones de personas, es que algo grave ocurre. Pero los datos no mostraban una emergencia. En ese momento el virus había afectado a unas 500 personas y habían fallecido 17 ¿En China cierran una ciudad por 17 muertos? Imposible. Una de dos, o engañaban en las cifras, o pensaban que no se trataba de un virus cualquiera. Las muertes se habían multiplicado por dos en un solo día, pero la epidemia del SARS en el año 2002, tuvo una mortalidad del 10% (la del coronavirus 2019-nCoV era en ese momento del 3%); acabó con 8.000 infectados y unos 700 muertos, y no cerraron ninguna ciudad.
El 31 de enero de 2020 se confirma la enfermedad en Italia con la llegada, dicen, de dos turistas chinos contagiados. Las autoridades italianas no toman ninguna medida. Cuando ya se registraban miles de contagiados y cientos de muertos, una amiga, acompañada de un grupo de turistas, llegó a Venecia. No hicieron ninguna prueba al grupo cuando llegó al aeropuerto. Viajaron por otras ciudades, Florencia, Roma, sin ningún problema. Algunos de los turistas de su grupo se pusieron enfermos, incluso comunicándolo los dejaron volver a España sin problemas. Llegan a España y tampoco les hacen ninguna prueba al bajar del avión, ni después.
El 8 de marzo había en Madrid 500 hospitalizados. Pero había que hacer la gran demostración de fuerza en la calle, y desde todas las esferas del gobierno se animó a la gente a asistir a una manifestación multitudinaria en Madrid (decenas en toda España). Más de 120.00 personas se amontonaron en la calle animadas por el gobierno. Por otro lado, los de Vox realizaron su mitin en Vista Alegre. Unas 10.000 personas reunidas cuando ellos mismos estaban criticando al gobierno por no tomar medidas. Además de partidos de fútbol. El día trece eran 2.000. ¿Y ahora hay que tener solidaridad con Madrid? No, a Madrid hay que tratarla como corresponde y entregarle, como al resto de comunidades, todos los productos necesarios para la protección de médicos, enfermeras, auxiliares, en fin, de todos los que cada día ponen en peligro su vida por conservar la nuestra. Fernando Simón, director del Centro de Coordinación y Alertas Sanitarias del Ministerio de Sanidad, el mismo que decía: “Si mi hijo me pregunta si puede ir a la manifestación del 8-M le diré que haga lo que quiera», anunciaba al día siguiente de las manifestasciones que había que obligar a la gente a estar en sus casas para evitar el contagio. Y no ha dimitido.
A día de hoy tenemos en España 64.059 contagiados y 4.858 fallecidos

Compártelo!

La joven África en la encrucijada

Ángela

4-9-2019

 

Los misioneros combonianos, grandes conocedores de África, ya que hace más de 150 años están dedicados a ella, editan la revista Mundo Negro y cada tres años sacan un número especial en el que actualizan los datos de este gran continente. En el mes de mayo de este año 2019 salió el último especial, en el que se ofrecen tablas con datos de todos los países africanos: superficie, habitantes, materias primas, numero de hospitales, de escuelas, religiones que se practican en cada uno de los países, lenguas que se hablan en cada país…

AfricaLos temas tratados en los artículos son muy diversos y abarcan todos los aspectos de la vida de un país: política, economía, la situación de la mujer, la enseñanza…pero me ha resultado especialmente interesante la entrevista con Stephen Smith, antropólogo y experto en África subsahariana, a raíz de la publicación de su libro La huida hacia Europa sobre la emigración hacia este continente de los jóvenes africanos. Smith considera que esta emigración es tan mala para Europa como para África. Para África porque, a pesar de lo que se dice, la mayoría de estos jóvenes que emigran no son los que no tienen para comer, no son los pobres desesperados los que llegan a Europa, pues no tienen medios para hacerlo, sino jóvenes con estudios, con una preparación necesaria para el desarrollo de sus países de origen. Con la emigración África pierde su emergente clase media.

En relación con esto, recuerdo la conversación con un traductor árabe de un Centro de Primera Acogida de Madrid del que sacamos hace un tiempo un artículo: los niños del pegamento. La mayoría de los niños eran marroquíes, niños abandonados a su suerte ya en su país de origen, y por lo tanto muy problemáticos en muchos casos; pero habían comenzado a llegar jóvenes del África negra, jóvenes con estudios, que hablaban varios idiomas, con ganas de estudiar, de trabajar, de buscarse una vida mejor y, según este traductor, nada problemáticos.

Smith señala también que dinero que envían los emigrantes no sirven para el desarrollo del país, sólo permite a las familias vivir algo mejor, lo cual genera problemas de convivencia entre los vecinos. La vida del emigrante, en este y en todos los casos, es muy dura. Envían la mitad de su salario a las familias y ellos malviven en el país de acogida, con pocas posibilidades de integrarse en la sociedad, porque se limitan a la supervivencia, no tienen los recursos necesarios para participar en actividades que les permitan llevar una vida similar a la de las familias trabajadoras europeas. Eso es así siempre, por eso los emigrantes se suelen mover en los ambientes de sus paisanos, muy pocos, y después de mucho tiempo, se relacionan con los ciudadanos del país de acogida. La integración es muy difícil para cualquier persona, pero si llegan por miles el problema se multiplica. Ante este problema, Europa prefiere pagar a los gobiernos de los países africanos para que estos detengan a su propia población. Para Smith, esta solución no es buena. Muchos gobiernos se enriquecen con estas ayudas que no llegan a la población. Incluso pueden llegar al chantaje, añado yo: o me envías ayuda o te mando más gente.

Compártelo!
Scroll al inicio