Barcelona

Un extraterrestre en Barcelona. Informe 7º y último.

Se acabó la broma

ANTONIO MORENO DEL CAMINO

3-11-2017

 

El extraterrestre estaba en medio de la nada esperando la llegada de su nave espacial, cuando de repente vio cómo se acercaban a paso muy rápido un grupo de mujeres hablando muy animadamente. De hecho, oyó sus voces antes de verlas aparecer. No entendía lo que decían porque hablaban varias a la vez, sólo frases sueltas:  «Los niños de mi Mari van a un colegio de curas» «¿Y eso?» «Yo que sé…»,  «lo tienes que dejar en adobo…», «esa es una imbécil», no sé lo que se cree…», «cuatro hijos y no se acuerdan nunca de mi cumpleaños…». » son todos unos desagradecidos…» «¿Y ese, qué hace ahí?» «Es verdad, qué raro. Vamos a ver, a lo mejor se ha perdido… «Yo no voy que me da miedo». «¿Pero qué nos va a hacer si está sólo y somos ocho?»

-Buenas tardes, se adelanta el extraterrestre dirigiéndose al grupo de mujeres, todas ellas en chándal y con zapatillas deportivas.
-Hola, buenas tardes, hola. ¡jo, qué guapo! Desde luego. Me suena mucho su cara. Comentaban todas a una.
De repente aparece silenciosamente en el horizonte la nave espacial. El extraterrestre la mira con ojos  extraviados. ¿Qué va a hacer ahora? No pueden descender con todas esas mujeres allí. Las mujeres también la ven. “Es un platillo volante”, “sí, sí, y viene para acá”. “Ya sé quien es. Es George Clooney. Ya decía yo que me sonaba”. “Parece más joven en el cine”. “Es que los pintan mucho”. “A mí me sigue pareciendo guapísimo”.
– ¿Y qué hace usted aquí, Georges Clooney?
– Umm..
– Vaya pregunta, qué va hacer, una película de extraterrestres.
– Sí, eso es.
– ¿Y va a bajar la nave?, porque no se mueve.
– Es que hay algunos problemas técnicos, están esperando a ver si lo …

Compártelo!

Un extraterrestre en Barcelona. Informe nº 6. Declaración de independencia, o no

Antonio Moreno del Camino

14-10-2017

 

El extraterrestre no sabe que la vida es puro teatro, por eso se pasea por las calles como si todo lo que viera fuera verdad. Bueno, no lo sabía, pero ya se está enterando. La última o penúltima parte de la comedia comenzó el martes por la noche, cuando, tras el referéndum ilegal, Puigdemont iba a declarar la independencia. Todo el mundo pendiente de él; los independentistas más contentos que unas castañuelas convencidos de que ya estaban en su república catalana, y los demás sufriendo por lo mismo. Total que llega Puigdemont y dice, dice, dice…¿Qué dice? Se miran los unos a los otros. ¿Qué ha dicho? Que somos independientes. No, ha dicho que no somos independientes. Sí, ha declarado la independencia. Ya, pero la ha suspendido. ¿Y eso qué significa? Que sí, pero que no. Boquiabiertos los dejó. La capacidad de comprensión del extraterrestre no es de este mundo, eso es verdad, pero pensaba que la razón es la razón aquí y en su planeta. Pues se ha confundido, aquí la razón es la sinrazón. Y esto, el teatro del absurdo.

La comedia continúa cuando el gobierno español, en una sinrazón más, le pide a Puigdemont que diga en un plazo de cinco días si ha declarado la independencia o no. ¿El gobierno en pleno no escuchó que declaraba la independencia, aunque a los pocos segundos la suspendiera? Pues parece que no. Ya han pasado varios días y Puigdemont todavía no se ha explicado.

Y aquí está todo el mundo esperando a ver que dicen estos irresponsables, mientras sigue imparable el éxodo de empresas. En unos días se han marchado de Cataluña más de 500. Hasta los independentistas como Bartomeu el del Barcelona, o el vicepresidente de Omnium Cultural, se llevan sus empresas. Y no los corren a gorrazos.

Y la izquierda, ¿qué hace esta izquierda (bien pagada por cierto. Ana Gabriel (CUP) cobra 73.144 euros más 26.083 de indemnización (¿), o sea casi 100.000 euros al año, veinte mil más que Rajoy) que va encantada a una manifestación convocada por el gobierno catalán? Esta izquierda independentista que firma junto con la derecha más rancia, carca y racista. La izquierda debería apoyar la independencia de un pueblo sojuzgado, colonizado, esclavizado. Cataluña es una de las regiones más ricas de España, los catalanes tienen los mismos derechos que el resto de los españoles y europeos, reciben más dinero e inversiones por parte del Estado que cualquier otra región, se les ha consentido que en los colegios se estudie sólo en catalán, algo impensable en cualquier otro país europeo, ¿se puede llamar de izquierdas alguien que apoye eso? El extraterrestre sabe que no.

Paseando por la ciudad ve la preocupación en la cara de la gente. Están nerviosos, intranquilos. Normal, piensa el extraterrestre. Él más que intranquilo está abochornado y …

Compártelo!

Un extraterrestre en Barcelona. 1º informe. El atentado

Antonio Moreno del Camino

8-9-2017

 

Viendo las noticias sobre el atentado de Barcelona no salía de mi asombro. Todo era increíble. Pensé que pensaría alguien que no supiera qué había pasado si viera la manifestación. Tendría que ser un extraterrestre, claro, porque todo el mundo sabía lo que había sucedido. La idea la recojo del gran escritor Eduardo Mendoza en su magnífica novela Sin noticias de Gurb. La leí hace muchos años, pero todavía recuerdo haber reído a carcajadas con cada una de sus páginas. Si no la habéis leído, este sería un buen momento.

En este caso también llega un extraterrestre a Barcelona, pero lo que ve no da risa. Da pena o miedo.

 

Cuando el extraterrestre llegó a las Ramblas se encontró de frente con una multitud que agitaba banderitas de colores. ¡Qué suerte he tenido, están de fiesta en el pueblo! (para un extraterrestre todo es pequeño en la Tierra). Cientos de banderas rojas y amarillas y otras tantas pancartas azules, verdes y otros colores. Según se acercaba veía la cara de felicidad de la gente. Sonreían, gritaban, se abrazaban ¡Menudo fiestón!
Cuando pudo leer lo que decían las pancartas, se quedó extrañado. “No a la islamofobia”.
No, no se trataba de una fiesta. Por lo que indicaban las pancartas debía de haber ocurrido un atentado contra personas islámicas. Se dirigió hacia un grupo.
-¿Qué ha ocurrido? ¿Han sufrido un atentado los islámicos?.
Le miraron con cara de asombro.
-¿Es usted extraterrestre?
A punto estuvo de decir que sí.
-¿Un atentado contra los islámicos? ¿Por quien nos ha tomado? No señor. Ha habido un atentado yihadista. Una furgoneta ha atropellado a muchas personas y han muerto 15 de distintos países.
-Entonces ¿porque no dicen sus pancartas No a la cristianofobia, o la hispanofobia, o la occidentalofobia?
-Pero qué está diciendo? Decimos no a la islamofobia porque no todos los islámicos son yihadistas.
-¿Pero todos los yihadistas son islámicos, no?
Lo dejaron por imposible; ese tipo era imbécil. Se dieron media vuelta y dejaron a nuestro extraterrestre más desconcertado todavía. Siguió el curso de la manifestación y buscaba una pancarta que mencionara a las víctimas. Ni una. ¿Se organizaba una manifestación por el asesinato de 15 personas y con un resultado de más de 100 heridos y no se les nombraba? Tampoco había una pancarta clamando contra el terrorismo yihadista. Además de No a la islamofobia había otros carteles, todos en catalán, por cierto (ningún problema, los extraterrestres entienden todos los idiomas), que decían “La millor resposta la pau”. ¿Contra quien estaban en guerra?, ¿quién había declarado la guerra a quien? Cualquiera lo preguntaba teniendo en cuenta las respuestas anteriores. Otras: Volem pau, no vendre armes”. ¿De qué armas hablaban? Si le habían dicho que había sido un atropello masivo. Otra gran pancarta rezaba: “Vuestras armas, nuestros muertos”. Cada vez entendía menos. El atentado se había realizado con una furgoneta. No había armas de otro tipo, según se contaban unos a otros.
Al final del recorrido había un escenario y vio como dos mujeres, una de ellas con la indumentaria de las mujeres islámicas: vestido largo hasta el suelo y la cabeza tapada. En el discurso se volvió a hablar de la islamofobia. Según los manifestantes con los que pudo hablar no había muerto ni un solo islámico, pero se insistía de nuevo con la islamofobia. ¿Se habían vuelto locos?

Compártelo!
Scroll al inicio