Un extraterrestre en Barcelona. 1º informe. El atentado

Antonio Moreno del Camino

8-9-2017

 

Viendo las noticias sobre el atentado de Barcelona no salía de mi asombro. Todo era increíble. Pensé que pensaría alguien que no supiera qué había pasado si viera la manifestación. Tendría que ser un extraterrestre, claro, porque todo el mundo sabía lo que había sucedido. La idea la recojo del gran escritor Eduardo Mendoza en su magnífica novela Sin noticias de Gurb. La leí hace muchos años, pero todavía recuerdo haber reído a carcajadas con cada una de sus páginas. Si no la habéis leído, este sería un buen momento.

En este caso también llega un extraterrestre a Barcelona, pero lo que ve no da risa. Da pena o miedo.

 

Cuando el extraterrestre llegó a las Ramblas se encontró de frente con una multitud que agitaba banderitas de colores. ¡Qué suerte he tenido, están de fiesta en el pueblo! (para un extraterrestre todo es pequeño en la Tierra). Cientos de banderas rojas y amarillas y otras tantas pancartas azules, verdes y otros colores. Según se acercaba veía la cara de felicidad de la gente. Sonreían, gritaban, se abrazaban ¡Menudo fiestón!
Cuando pudo leer lo que decían las pancartas, se quedó extrañado. “No a la islamofobia”.
No, no se trataba de una fiesta. Por lo que indicaban las pancartas debía de haber ocurrido un atentado contra personas islámicas. Se dirigió hacia un grupo.
-¿Qué ha ocurrido? ¿Han sufrido un atentado los islámicos?.
Le miraron con cara de asombro.
-¿Es usted extraterrestre?
A punto estuvo de decir que sí.
-¿Un atentado contra los islámicos? ¿Por quien nos ha tomado? No señor. Ha habido un atentado yihadista. Una furgoneta ha atropellado a muchas personas y han muerto 15 de distintos países.
-Entonces ¿porque no dicen sus pancartas No a la cristianofobia, o la hispanofobia, o la occidentalofobia?
-Pero qué está diciendo? Decimos no a la islamofobia porque no todos los islámicos son yihadistas.
-¿Pero todos los yihadistas son islámicos, no?
Lo dejaron por imposible; ese tipo era imbécil. Se dieron media vuelta y dejaron a nuestro extraterrestre más desconcertado todavía. Siguió el curso de la manifestación y buscaba una pancarta que mencionara a las víctimas. Ni una. ¿Se organizaba una manifestación por el asesinato de 15 personas y con un resultado de más de 100 heridos y no se les nombraba? Tampoco había una pancarta clamando contra el terrorismo yihadista. Además de No a la islamofobia había otros carteles, todos en catalán, por cierto (ningún problema, los extraterrestres entienden todos los idiomas), que decían “La millor resposta la pau”. ¿Contra quien estaban en guerra?, ¿quién había declarado la guerra a quien? Cualquiera lo preguntaba teniendo en cuenta las respuestas anteriores. Otras: Volem pau, no vendre armes”. ¿De qué armas hablaban? Si le habían dicho que había sido un atropello masivo. Otra gran pancarta rezaba: “Vuestras armas, nuestros muertos”. Cada vez entendía menos. El atentado se había realizado con una furgoneta. No había armas de otro tipo, según se contaban unos a otros.
Al final del recorrido había un escenario y vio como dos mujeres, una de ellas con la indumentaria de las mujeres islámicas: vestido largo hasta el suelo y la cabeza tapada. En el discurso se volvió a hablar de la islamofobia. Según los manifestantes con los que pudo hablar no había muerto ni un solo islámico, pero se insistía de nuevo con la islamofobia. ¿Se habían vuelto locos?

Compártelo!