Enfermos preventivos

Ángela

13-1-2023

 

Antes de salir del hospital, un recién nacido recibe su primera vacuna. Al cumplir su primer año de vida, un niño sano habrá recibido en España 32. A los catorce le habrán puesto unas 50 vacunas. En el caso de los niños alérgicos hay que sumarle 12 vacunas al mes durante 5 años.

Es asombroso con qué facilidad se admite que un niño nacido totalmente sano sea tratado como un enfermo. Las vacunas no son obligatorias, pero la inmensa mayoría de los padres no se atreven a dejar de ponérselas por miedo.

PfizerCovidNiños sanos son expuestos a los efectos adversos de las vacunas, porque no hay medicamentos inocuos. Se han realizado estudios que relacionan algunas vacunas con el autismo, por ejemplo; rápidamente los investigadores han sido descalificados. Cualquier investigador, por mucho renombre que tenga, si se sale de lo prescrito por la OMS, será insultado, expulsado de la medicina, y difícilmente podrá seguir con sus investigaciones.

Las vacunas se empezaron a inocular masivamente en los años 50 del siglo XX, cuando las condiciones de salubridad no eran las de ahora; la canalización de aguas fecales era muy limitada, la alimentación era pobre por lo que era muy difícil controlar las enfermedades contagiosas. En los últimos setenta años todo esto ha cambiado, por suerte, para bien, y sin embargo para los niños no ha cambiado nada, incluso ha empeorado. No parece que interese mucho disminuir el número de vacunaciones.

¿Cuántos miles de millones facturan las farmacéuticas con las vacunas infantiles?

Pero las vacunas no son los únicos medicamentos que toman los niños. Han aumentado de forma inusitada en los últimos años los niños …

Compártelo!