asquerosos y lameculos

Ángela

24-6-2022

 

Hay decenas de vídeos en los que aparece Joe Biden manoseando a niñas pequeñas. Las sobetea delante de sus familias, políticos, periodistas, sin cortarse un pelo. En Estados Unidos un profesor no puede tocar a un niño, ni siquiera rozarle el hombro o un brazo. Si un profesor manoseara a un niño como hace Biden sería denunciado inmediatamente y expulsado del colegio. Si no detenido. Pero como hablamos de Biden, el presidente «demócrata»del país más poderoso del mundo, no pasa nada. El viejo asqueroso las toca impunemente, bajo la mirada sumisa de las propias familias de los niños. Me pregunto, si actúa así delante de la gente, qué no esconderá este tipo en su vida alejada de los focos. Este tipo da asco, pero también dan asco los que ven lo que hace y no se enfrentan a él.

BidenniaClaro que siempre hay un lameculos, como Pablo Guimón, que escribía en un artículo del 6-4-2019 en El País: “Antes de que prendan los foros de amigotes en WhatsApp, indignados ante el linchamiento público de un hombre decente a manos de hordas feministas, procede aclarar que nadie lo acusa de agresión sexual. Nadie duda de su decencia”. Falso de toda falsedad. Para empezar, media humanidad duda de su decencia y no sólo poro ese motivo. Y eso de que nadie lo acusa de agresión sexual también es falso. Tara Reade, denunció en 2020 el abuso cometido contra ella por Biden cuando era asistente personal en la oficina del Senado en los años noventa. «Joe Biden me empujó contra la pared, puso las manos bajo mi falda y la penetró con sus dedos sin mi consentimiento…» Ni caso la hicieron. El Me Too, el yo si te creo, no vale para esta mujer.

Continúa Guimón: Biden, “ha sido, en sus propias palabras, un “político táctil” aficionado a tocar para conectar con compañeros de partido o interlocutores”. No, tampoco es verdad. Sólo toquetea (que no toca) a las mujeres; sus compañeros de partido le ríen las gracias.

bidenmanoseoY sigue: “Pero, en la era MeToo, sus bromas, abrazos y besos se ven hoy bajo otra luz. “No insinúo que violara la ley, pero las transgresiones que la sociedad contempla como menores (o que ni siquiera ve como transgresiones) a menudo son notables para la persona en el extremo receptor”, escribía la semana pasada Lucy Flores, excongresista del Estado de Nevada, que acusó a Biden de haberse aproximado a ella por la espalda y besado levemente la …

Compártelo!