Fernando Múgica y el 11M, in memoriam

Fernando Múgica y el 11-M, In memoriam

Ángela

25-6-2016

 

FernandoMugica

Fernando Múgica (Pamplona el 7 de junio de 1946 – Madrid el 12 de mayo de 2016) murió hace unos días; el 11-M murió hace años en la memoria de los españoles, por eso este recuerdo es para los dos. Para el periodista que el viernes, 23 de Abril de 2004, pocos días después del peor atentado provocado en España y en Europa, puso en evidencia “una versión policial repleta de incongruencias”, subtítulo de su artículo Los agujeros negros del 11-M.

Y un recuerdo emocionado para todas las víctimas y sus familiares que todavía no saben quién decidió que debían morir esa mañana del 11 de marzo de 2004.

Fernando Múgica investigó el atentando durante años escribiendo numerosos artículos que podéis leer en el diario El Mundo donde trabajaba. No se amilanó ante las injurias, insultos, descalificaciones lanzadas desde el mundo de la política y la prensa.

Porque desde el primer momento salieron voces que trataban de “conspiranoicos” a todos los que pusieron en duda la versión oficial. Un atentado con varias bombas que estallan prácticamente a la vez, trenes destrozados, casi 200 muertos, más de mil heridos, ¿y no es una conspiración? ¿De verdad alguien se cree que esto lo ingenió una pandilla de chorizos de poca monta, confidentes todos y cada uno de ellos (El Tunecino del CNI, Rafa Zouhier de la Guardia Civil y así todos, como explica muy bien Múgica en el artículo que podeís leer más abajo) de los cuales los que no fueron absueltos están muertos tras una operación rocambolesca más digna de una película de serie B que del buen hacer policial? Lamentable episodio. Y se quedan tan tranquilos. Como están muertos, qué van a decir. Unos terroristas suicidas tan raros que se matan ellos solos. Raros, raros, o más bien, raro, raro.

Algo muy llamativo es que en el caso del 11-S desde los círculos de izquierda se puso en duda (y con razón) la versión oficial en EEUU y también en España. ¿Por qué en el caso del 11-M no solamente no lo han hecho, sino que insultan al que lo hace? ¿Por qué han aceptado tan fácilmente la autoría islámica en España y no en EEUU? Uno puede pensar lo que quiera, pero ¿por qué no pedir que se investigue, cuando hasta el momento no se sabe quién dio la orden del atentado, ni siquiera los ejecutores del mismo?

En Italia se produjeron graves atentados desde los años 70 hasta los 90. Algunos periodistas y algunos jueces no se conformaron con la versión que daba el gobierno, incluso se formó una comisión parlamentaria y descubrieron que eran atentados de “falsa bandera”: El atentado de Piazza Fontana de Milán del 12 de diciembre de 1969 en el que murieron 17 personas y otras 88 resultaron heridas. Se culpó a los anarquistas, algunos de los cuales estuvieron en la cárcel hasta que se descubrió que fue un grupo de extrema derecha Ordine Nuovo, dentro de la Operación Gladio de la OTAN, (organización en la que cooperaban los servicios secretos italianos y con la CIA) con la idea de sembrar el terror en la sociedad italiana. Hubo otros muchos a continuación, el más salvaje fue la matanza de Bolonia el sábado 2 de agosto de 1980, en el que murieron 85 personas y más de 200 resultaron heridas. En este caso se probó que los servicios secretos del Estado habían puesto pistas falsas para entorpecer las investigaciones.

¿Fue el 11M también un atentado de falsa bandera? Fernando Múgica no se conformó con la versión oficial porque vio desde el principio la gran cantidad de mentiras que nos querían hacer tragar y no cejó en su empeño para sacar la verdad a la luz.

Mucha gente dice que nunca se sabrá lo que ocurrió el 11M, pero no es verdad, mucha gente lo sabe. Somos los ciudadanos los que probablemente no nos enteremos nunca, pero al menos hagamos como Fernando Múgica, no cejar en el empeño de conocer la verdad.

El mejor homenaje es leer sus escritos, así es que aquí tenéis este artículo, La enorme patraña del 11-M, publicado en el diario digital El Español «como homenaje a su tesón en la búsqueda de la verdad».

Algunos no nos conformamos.

Compártelo!

Deja un comentario

Scroll al inicio