Angela

13-12-2020

Contra la censura, a favor de la libertad

Como ya hemos dicho en reiteradas ocasiones, el coronavirus se ha convertido en la coartada para acabar con la libertad de expresión, la libertad de prensa, en fin, con la libertad del ciudadano. En esta ocasión son los directivos de Youtube los que han cerrado un canal de Estado de Alarma porque el artículo Quédate en casa de Fernando Sánchez Dragó incumple, según ellos, su política de desinformación médica. El artículo no desinforma en absoluto, de hecho, lo que escribe es lo que está ocurriendo y podemos observar cada día todos nosotros. A continuación puedes leer el artículo completo. (Ángela, 13- 12-2020)

Quédate en casa

Fernando Sánchez Dragó

«El Séneca está que trina.

Hace 2300 años, me dice, mucho antes de que llegase el Islam, los árabes descubrieron que obligar a las personas a ocultar la nariz y boca quebraba su voluntad e individualidad, y las despersonalizaba. Las volvía sumisas. Por eso impusieron a toda mujer el uso obligatorio de una tela sobre la cara. Luego el Islam la convirtió en el símbolo de sumisión femenina a Alá, a los dueños y guardianes del harén, y al Rey.

FernandoSanchezDragoLa psicología moderna, añade, lo explica: sin rostro no existimos como seres independientes. El niño se mira al espejo entre los dos y tres años, se descubre a sí mismo y toma conciencia de su identidad. A pocos animales les llama la atención un espejo. Sólo a los delfines y a los chimpancés. El resto se individualiza por otros medios. El olfato, por ejemplo.

Y el Séneca, llegado a este punto, me suelta a bocajarro la siguiente letanía:

Quédate en casa, nos dicen, mientras nosotros te dejamos sin trabajo y llevamos tu empresa a la quiebra… Ésa que tantos años te costó crear.

Quédate en casa mientras nosotros decidimos por ti a qué hora puedes salir  de ella y en qué condiciones.

Quédate en casa mientras nosotros (tus dueños) decidimos cómo te vas a morir y cuándo.

Quédate en casa, aunque no tengas dinero para comprar comida.

Quédate en casa, aunque a tu madre le queden pocos años de vida y te necesite.

Quédate en casa y no veas a tus nietos por temor a contagiarlos o a que te contagien.

Quédate en casa, pero sigue pagando tus impuestos aunque no generes ingresos.

Quédate en casa mientras nosotros creamos cortinas de humo para que te distraigas, vivas confundido entre cosas triviales o absurdas y no repares en lo que estamos haciendo con tus derechos.

Quédate en casa mientras reventamos la economía sin que puedas hacer nada para evitarlo.

Quédate en casa, porque así podremos ejecutar nuestro planes sin escuchar protestas.

Quédate en casa, porque así te podremos controlar mejor con nuestros dispositivos aéreos aunque tú pienses que son naves espaciales de otro planeta.

Quédate en casa, porque así podremos continuar con nuestra agenda globalizadora sin interferencias

Compártelo!