Historia de una conspiración:

«En cierto modo Trump tenía razón»

Ángela

12-2-2021

 

La revista Time publicó hace unos días un artículo que parece el guion de una película de intriga, o de terror, más bien: “Algo extraño sucedió justo después de las elecciones del 3 de noviembre: nada”. “La nación estaba preparada para el caos. Los grupos liberales habían prometido tomar las calles, planeando cientos de protestas en todo el país. Las milicias de derecha se preparaban para la batalla. En una encuesta antes del día de las elecciones, el 75% de los estadounidenses expresaron su preocupación por la violencia”. Así comenzaría el narrador de la película y así comienza el artículo de Molly Ball en el que reconoce queen cierto modo, Trump tenía razón”. “Se estaba desarrollando una conspiración entre bastidores, que redujo las protestas y los directores ejecutivos coordinaron la resistencia. Ambas sorpresas fueron el resultado de una alianza informal entre activistas de izquierda y titanes empresariales”. O sea, durante meses amenazan con sacar a las calles miles de manifestantes, lanzando mensajes a los ciudadanos del caos que se iba a organizar, provocando miedo en la población, tanto como para que el 75% de los ciudadanos estuvieran preocupados por la violencia, para que luego no pasara nada. ¿No pasó nada porque les ordenaron a los supuestos manifestantes que no salieran, o porque en ningún momento habían pensado en sacarlos y todo fue falso desde el principio? Probablemente lo segundo. Los medios crean falsas realidades y falsas expectativas; es el primer paso de la manipulación.

TrumpUna segunda cosa extraña sucedió en medio de los intentos de Trump de revertir el resultado: las empresas estadounidenses se volvieron contra él. Cientos de importantes líderes empresariales, muchos de los cuales habían respaldado la candidatura de Trump y apoyado sus políticas, le pidieron que cediera. Para el presidente, algo andaba mal. «Todo fue muy, muy extraño», dijo Trump el 2 de diciembre. «A los pocos días de las elecciones, fuimos testigos de un esfuerzo orquestado para ungir al ganador, incluso cuando todavía se estaban contando muchos estados clave». “El pacto se formalizó en una declaración conjunta concisa y poco notoria de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y la AFL-CIO publicada el día de las elecciones. Ambas partes llegarían a verlo como una especie de negociación implícita, inspirada por las masivas, a veces destructivas protestas por la justicia racial del verano, en la que las fuerzas laborales se unieron con las fuerzas del capital para mantener la paz y oponerse al ataque de Trump a la democracia”. Así es que la conspiración de la que hablaba Trump era totalmente real. Los grupos de izquierda se unen a las …

Compártelo!