No todos somos Ana Julia Quezada

Ángela

13-9-2019

 

Luis García Montero, flamante director del Instituto Cervantes escribió un artículo infame en Infolibre cuando descubrieron a la asesina del niño Gabriel Cruz, a la cual se está juzgando en estos días. Un artículo que titulaba Todos somos Ana Julia Quezada, en el que convierte al verdugo en víctima, y a la víctima en prácticamente nada. Cuando lo leí en su día me revolvió el estómago y me lo revuelve de nuevo al releerlo. Lo más vomitivo del artículo es cuando escribe: «Un niño sufre una desgracia y los medios de comunicación lanzan a todos sus profesionales para sacar tajada de la muerte buscando audiencias…” ¿Un niño sufre una desgracia? Un niño ha sido asesinado, miserable; no se roto la cabeza al caerse de un columpio. Una malvada le ha asfixiado y le ha golpeado con un hacha. Eso es lo que ha ocurrido. Y lo normal es que nos indignemos ante esta barbaridad, y nos  compadezcamo de ese pobre niño y de esos padres que sufren su muerte día a día. Y sin embargo, nadie ha ido a vengarse por un acto tan salvaje. No ha habido venganza por mucho que tú digas. Te lo has inventado para salir en la prensa, esa prensa, y ahí te doy la razón, que utiliza todos los medios para aumentar audiencias. El negocio es el negocio.

García Montero se empeña en meter a todo el mundo en el mismo saco: “El todos de la gente que pedía la pena de muerte junto al cadáver de un niño fue desolador, una prueba de que los seres humanos tienen también maldad, odio y raptos de bajeza” ¿Todos? Esa docena de vociferantes que pedían la pena de muerte o gritaban asesina, podrían ser los mismos canallas que en la puerta del hospital gritaban “ojalá te mueras” a Cristina Cifuentes cuando estuvo al borde de la muerte tras un accidente. Efectivamente, hay seres humanos de una bajeza moral increíble. Por cierto, no  escribiste un artículo como este en ese momento, se ve que no te repelió tanto; y eso que ella no había matado a nadie.

E insiste: “¿Todos somos Gabriel?” No, somos más bien Ana Julia Quezada?” No, idiota no, no todos somos Gabriel Cruz, a todos no nos ha matado esa malvada; ni todos somos Ana Julia Quezada, no todos hemos matado a un niño. No nos insultes. Muy pocos son capaces de matar a otra persona y menos a un niño, y encima acompañar a los padres día tras día fingiendo una gran pena. Hay que ser mala, muy mala persona para hacer algo así. Tan mala como el padre que mató a sus dos hijas con una sierra eléctrica o el que mató a sus dos hijos hasta hacer desaparecer los cuerpos, o la pareja que mató a su niña adoptada porque les molestaba en sus vidas. ¿Todos ellos asesinaron a sus hijos por culpa del capitalismo?

Compártelo!