ÁNGELA

Desde mi guarida

31-7-2020

¿Qué bebe Don Simón?

Del “hoy como con don Simón”, después de meses dándonos las comidas rodeado por militares, policías, guardias civiles (recuerden, aquel que decía que ellos estaban para minimizar las críticas al gobierno, y ahí sigue), he pasado a preguntarme qué bebe don Simón, el flamante director  del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad español. Si alguien lo sabe, por favor, que me lo diga. Porque yo ya soy adicta al agua con bicarbonato. Cada vez que lo veo salir en televisión, y ha salido muchas veces (le gusta más que a un tonto una tiza) recurro al bicarbonato para que no se me produzca una úlcera de estómago. Don Simón debe tomar algo especial, algo muy tonificante y relajante a la vez, agua con limón y con azúcar o miel o algo así, porque no es posible presentarse ante millones de personas durante meses diciendo cosas absurdas y contradictorias y quedarse tan pancho. Por recordar algunas de las más gordas:
«España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado» y esperamos que «no haya transmisión local y en ese caso sería muy limitada y muy controlada”… ¡Qué lince el epidemiólogo de cabecera de Pedro Sánchez!

FernandoSimon«Si mi hijo me pregunta si puede ir a la manifestación del 8-M le diré que haga lo que quiera». (Eso lo declaraba un día antes de la manifestación y en esa misma comparecencia televisiva anunciaba que se posponía la maratón de Barcelona que debía celebrarse el 15 marzo, una semana después de la manifestación. ¿Se aplaza un acontecimiento que se iba a producir una semana después y no sólo no se pospone la manifestación del día siguiente, sino que ni siquiera recomienda a la gente que se quede en su casa, sabiendo que iban a participar más de 100.000 personas sólo en Madrid? Tampoco se aplazaró el congreso de Vox, ni los múltiples partidos de fútbol. A partir de ese día los contagios se multiplicaron de manera espectacular. Cualquier persona mínimamente razonable habría dimitido ese día, pero Don Simón, no. Él está hecho de otra pasta. Él y el gobierno que lo mantiene.

«No es necesario que la población utilice mascarillas»…nos dice, para desdecirse un mes después. El 21 de mayo el gobierno declara que es obligatorio el uso de mascarillas para toda la población y don Simón dice, sin caérsele la cara de vergüenza que “en una situación de escasez en el mercado de mascarillas quisimos ser muy prudentes a la hora de hacer recomendaciones que no se pudieran aplicar”. O sea, que las mascarillas no eran necesarias unos días antes porque en España no había suministro de mascarillas para la población. ¿Y este tipo es médico? El MIR no lo hizo, pero algo estudiaría, digo yo. Me gustaría ver su expediente.

Compártelo!