De vergüenza ajena

Ángela

18-9-2022

Estamos asistiendo a un espectáculo lamentable. Días enteros la radio, la prensa y la televisión llorando la muerte de la reina de Inglaterra, la monarquía que representa lo peor del mundo. Las televisiones no cesan en su afán de mostrar su dolor ante tamaña pérdida. Que la Comunidad de Madrid declare tres días de luto por la muerte de Isabel II, reina del país históricamente enemigo de España, es ridículo. España olvida más de lo que debiera, Inglaterra, nunca. Sirva de ejemplo una fecha de una guerra que no tiene nada que ver con nosotros: la guerra de las Malvinas. En 1982 estalla la guerra entre Inglaterra y Argentina, dura unos meses, del  2 de abril de 1982 al 14 de junio. ¿Cuándo celebran el gran desfile de la victoria de Inglaterra? El 12 de octubre, día de la Hispanidad. Ellos sí saben quién es su enemigo histórico.

Todas las monarquías tienen sus cosas raras, pero a la inglesa no le falta de nada: un rey nazi, el marido de la reina un eugenista maltusiano, emparentado con nazis; un hijo de la reina acusado de abuso de menores (no salía de la isla del perverso Epstein); una muerte, la de Lady Di sobre la que han caído chorros de tinta, de la que tarde o temprano se sabrá si fue un accidente o un asesinato disfrazado de accidente (los servicios secretos en general y los ingleses en particular son especialistas en hacer pasar los asesinatos que cometen por accidentes); en fin, una familia ejemplar y una reina, sobrina, esposa, y madre o muy tonta como para no enterarse de lo que hacen los que la rodean, o lo sabía y le parecía bien, o lo sabía y lo dejaba pasar. No hay más opciones.

EduardoyHitlerLa familia real inglesa esconde muchos secretos y se lava la cara para que no se los vean. Para empezar no son Windsor. Se inventan el nombre de Windsor para esconder su origen alemán: los Sajonia Coburgo-Gotha. El cambio lo decide Jorge V en 1917 en la I Guerra Mundial para que sus súbditos no los relacionen con sus enemigos alemanes. Los aviones alemanes que estaban bombardeando Londres se llamaban Gotha G.IV; que los aviones que bombardeaban a la población se llamaran igual que el rey no beneficiaba a la corona.

La reina Isabel II llegó al trono cuando su tío Eduardo VIII tuvo que abdicar no porque quisiera casarse con una divorciada, esa es la excusa que pusieron y que todavía repiten los periodistas haciéndonos creer en una historia de amor. Eduardo VIII, el que enseñaba a su sobrina, la futura reina, los saludos nazis, abdicó porque era nazi y estaba dispuesto a todo para que el nazismo se impusiera en las islas británicas. No era el único …

Compártelo!