Domingo Box Gómez

(6 defebrero de 1961, Madrid – 21 de enero de 2015, Madrid)

Este es un homenaje a una buena persona, de las que no abundan tanto, y que nos acaba de dejar. Con la enorme tristeza que deja la muerte de alguien tan joven, tan querido por su familia y y amigos, tan sociable que se acordarán de él durante mucho tiempo en el barrio porque a todo el mundo conocía, con todos se paraba a hablar. Su gran pasión era escribir y a la gente le encantaba escuchar sus poemas. Disfrutaba con las palabras, trasladando sus pensamientos a sus cuadernos, con una letra que a todos nos admiraba.

También es un homenaje a su hermana Cari, a la que dedica este poema. Un homenaje por su coraje, su fuerza, su bondad, por sus cuidados, sus atenciones a su hermano al que tanto quería y tanto la quería.

Un homenaje para los dos y un recuerdo para Domingo que ha sido tan querido. Descanse en paz.

Una buena noche veraniega

A Cari

Domingo1

 

 

 

 

 

Esta noche, calor sofocante y paseos conversando.

Si me quitaran el celo que tengo a las montañas,

me quitarían parte del corazón, en forma considerable,

naturalmente no existiría, pienso yo… supongo…

Pero, probablemente, existirían otras cosas diferentes,

y otros hobbys suplantarían eso, siempre racionalmente.

Aunque la razón no tiene dueño,

siempre queda la esperanza humilde e inteligente.

La humanidad ante nuestros semejantes,

la buena voluntad, las ilusiones y los sueños,

sentimientos que germinan,

almas nobles bien sembradas en tierra fértil, …

Compártelo!